sábado, 14 de enero de 2017

La sombra del molino /9)

Buscó todo tipo de pastillas en la casa, y solo encontró aspirinas, ibupofreno, diclofenac y tafirol, las picó a todas con una cuchara dentro de un bol, luego cuando ya todas se había transformado en polvo, usó la misma cuchara para introducir las pastillas trituradas en un vaso, lo llenó de coca cola, y se lo tomó.
Agustín se sintió mareado y luego descompuesto, pensó que ese era el costó para llegar al paraíso, como los tormentos que había sufrido los mártires en las historias que siempre contaba el cura.
A la hora del desayuno, la chic que siempre iba a despertar a Agustín, fue hasta su habitación y al abrir la puerta, se encontró con este tirado en el suelo, inconsciente.

25 años creyéndome un buen padre, y mi hijo intenta suicidarse, el único logro de mí vida, por lo que me sentía orgulloso, era una mentira.

-¿Estás contenta, mierda?
-Vos estás contento, vos que te creíste que era no sé un regalo de Dios, para sentirte mejor con vos mismo, para dejar de ser un inútil, poder decir soy un buen padre, y darte cuenta de que no, de que el pobre mogólico ese, se siente como la mierda que es, y que siempre será, porque el mundo lo rechaza, porque él se rechaza a sí mismo, porque nunca va a ser como los demás.
-Él tuvo más coraje que vos, ojalá cuando nació te hubieras suicidado, eso querías pero no tuviste los ovarios de hacerlo, te tendría que haber echado a la mierda, y casarme con otras, que si lo quisiera.
-Seguro la encontrabas enseguida, no debe haber cosa más linda que hacerse cargo de un mogólico, y encima ajeno.
-Estás hablando de tu hijo.
-Lo sé, qué te crees que no me duele, me jode, me pudre saber que es mí hijo, que engendre y parí un discapacitado, es como si tuviera una marca en el medio de la frente, lo veo todos los días, lo siento todo el tiempo, lo pienso, lo sueño.
-Pero no lo aceptas.
-Qué es aceptar, ser condescendiente con él, engañarlo, hacerle ver las cosas como no son, eso es más cruel que lo que mi indiferencia o si querés que mi rechazo, yo le soy sincera, vos y Sofia le pintaron un mundo irreal, que en el fondo a pesar de ser deficiente no se lo creyó, si no no hubiera "buscado el paraíso", por eso cuando yo quise que nos mataran a los 2, tenia toda la razón, no sé si sabias, pero antiguamente a los chicos defectuosos se les rompía la cabeza con una piedra y se los tiraba al bosque para que los animales se los comieran, y creo que esa era la verdadera humanidad, no la hipocresía de ahora, la falsa aceptación, nadie los acepta, la mayoría los ve con lástima o con burla, y ellos se dan cuenta, eso es lo peor, que no son lo suficientemente idiotas para no percibirlo, esa es la peor crueldad de su enfermedad, que les hace ver eso.
-A ver habría que matarte, sos una inmundicia, te das cuenta de las barbaridades que estás diciendo.
-Por supuesto que si, pero no son barbaridades, sino verdades, dolorosas, incomodas, como la vida, la vida está hecha para los fuertes y los triunfadores, el resto malviven como nosotros, y los que peor las pasan, son las personas como Agustín, hacerlos tener una vida, que nunca será plena, me resulta mucho más cruel, que matarlos cuando nacen.
-Me das asco, no puedo seguir escuchándote, si no te voy a matar. 
-Huí, es lo único que sabes hacer. 

sábado, 7 de enero de 2017

La alargada sombra del molino /8)

-Mira lo único que podes hacer por esa fabrica, es que si tenés seguro la hagas quemar, ojo es un chiste, pero la verdad es que no sé si hay otra forma de no perder un dineral, las maquinas están obsoletas, tiene demasiados trabajadores que hacen poco y nada, en lo demás están en déficit absoluto, en un palabra en quiebra.
-Hay alguna posibilidad cualquiera sea, no sé, reestructurar, por favor Pablo.
-Hace varios años, tal vez, igual ustedes apenas tienen capacidad, la empresa tiene más accionistas que países la ONU, Esteban la fue vendiendo de a poco, y ahora es un poco de todos, casi una cooperativa empresarial, por más raro que eso suene, debes llamarlos a todos y decirles que es urgente una reingeniería financiera.
Sofia tuvo innumerables reuniones, la mayoría desagradables con socios, bancos, donde debía escuchar algo que ella ya sabia, que su padre había arruinado una empresa floreciente, que el molino estaba en ruinas, que lo mejor era declararse en quiebra, etc.
Pero al año, después de meses donde apenas dormía como mucho 6 horas, que tenia que refregarse con agua casi helada para que no le quedaran ojeras, de pedir, insistir, gritar, y sobre todo idear y consensuar alternativas, logró bajar el déficit y 6 meses después empezar a tener ganancias.

Sabia que el apoyo que le había brindado en los últimos años Catalina, era oportunista, nacido del miedo a la soledad y sobre todo su fetiche por la moda, pero no le importó, era su oportunidad de tener un madre tal cuál ella la había deseado, elegante, distinguida, señora.
Catalina estaba encantada de conocer diseñadores, hacia años que no estrenaba ropa hecha especialmente para ella, y le fascinaba que le tomaran medidas y le preguntaran qué tipo de vestido quería.
Ana estaba contenta de verla feliz, sabia que con esto pagaba su deuda con Catalina, porque aunque como siempre le recordaba Sofia, que si fuera por Catalina, ellas hubieran terminado en un hogar, a ella no le importaba, esa señora era una diosa y como toda diosa, había que venerarla, no cuestionarla.

Sus hermanas ya no se vestían igual, no hablaban igual, no comían igual que antes, sus hermanas eran adultas, se comportaban como la gente grande, asa a la que a él siempre lo trataba con una cansina condescendencia.
Siempre se había sentido en algunas cosas diferente, pero ahora tenia la certeza de que lo era, él nunca sería adulto, aunque estaba más grande, aunque hacia años que tenia eso que llamaban vello en la entrepierna, la panza, las piernas, pero nunca tendría un horario, y tampoco un mujer, o hijos, lo venía algo imposible, los niños no tienen hijos, y él siempre sería eso un niño, se lo había oído decir a una de las sirvientas, y ahora comprobaba que así era, sería por siempre un niño, grande, luego viejo, hasta que se fuera al cielo, donde seguramente seguiría siendo un niño, o tal vez no, tal vez en el cielo se hiciera grande, el cura decía que en el paraíso todos eran perfectos, así que él sería perfecto o por lo menos normal, como sus hermanas, y se vestiría, hablaría y trabajaría como cualquier adulto.
Eso debía hacer, ir al cielo, tenia que encontrar la forma de matarse para conseguirlo. 


sábado, 31 de diciembre de 2016

La alargada sombra del molino /7)

Ver arrugas alrededor de sus ojos, y que la carne de su cuerpo poco a poco se iba volviendo menos firme, era algo que le provocaba sentimientos ambivalentes, por un lado una parte de ella deseaba la vejez, porque era el paso previo a la muerte, algo que desde que naciera Agustin anhelaba, y por el otro odiaba esa decadencia física y mental que implicaría.
Tenia 45 años, estaba en plena menopausia, luego vendría un período de relativa tranquilidad, pero en la que las agujas del reloj seguirían girando, y las arrugas acrecentándose, y la carne volviéndose fofa, y empezaría a faltarle la fuerza.
Pero ya no tendré que discutir con nadie sobre por qué tomo tantas pastillas, diré que es para la hipertensión o alguna de esas cosas, y tampoco tendré que maquillarme o vestirme como si saliera en una revista, qué sentido tiene, o tal vez si siga haciéndolo, solo para demostrar que me conservo, no igual pero bien, conservarse, qué ilusión más estúpida, a lo sumo podemos retrasar un tiempo lo inevitable, pero nunca conservar, las personas estamos destinadas a ir perdiendo todo...
Por un momento pensó en el molino, cada vez más endeudado, ya había despedido a la mitad de los trabajadores y se estaba convirtiendo en una gran carcacha, se sonrió al pensar en todos los planes que tenia para cuando naciera Agustin.
Ahora estaría por hacerse cargo de la empresa, graduándose en administración de empresa en alguna universidad norteamericana y sin embargo no, hay que aplaudirle que con mucho esfuerzo aprendiera a leer y escribir y hablar más o menos de forma entendible.
El molino si todavía resiste, quedara para las pobres huérfanas, como en un culebrón de la tarde, qué patético todo.

Cuando egresó del secundario, Ana empezó a salir con un hombre casado, bastante rico, padre de una chica unos años menor que ella que iba al mismo colegio, el hombre la había dejado a los pocos meses y desde entonces ella se metió a estudiar diseño, quería volverse una buena diseñadora, pero se dio cuenta que no tenia el talento para la creación, pero si para ver el de los demás y también el carisma para conseguir las inversiones necesarias y abrir su propia boutique.

A veces Sofia se preguntaba si había estudiado administración solo para ayudar a Esteban y levantar el molino, si lo había hecho para molestar a Catalina, y que supiera que ella se haría cargo de la empresa de la familia, o si realmente le gustaba, y nunca llegaba a una respuesta correcta, pero se reconfortaba al pensar que tampoco había ninguna carrera que le despertara las ganas de convertir en su vocación.

Esteban el de la ruina o Esteban el decadente, mi padre quería que fuese un rey, y yo tengo vocación de cortesano, pobresito, la decepción que se llevó, pero bueno, ya que le puede doler ahora.
Mi legado igual será Agustín y las chicas, lo único bueno que me dio sin querer Catalina y lo único bueno que hice yo, el inútil, jugador, derrochador de Agustín, pero es buen padre, eso hay que reconocérselo, es lo que dirán. 

sábado, 24 de diciembre de 2016

La alargada sombra del molino /6)

Apoyo a Ana en un brazo y a Sofia en el otro, y las llevó hasta donde estaba Agustín.
Este tenía 1 año menos que ellas, pero era más alto, los 3 intercambiaron miradas, y se dieron salivosos besos.
Luego se alejó unos metros de ellos, y los dejó interactuar, los niños se miraban, Agustín le rozaba apenas con las yemas el pelo a Sofia, mientras que Ana miraba todos los juguetes que tenia Agustín, sobre todo un caballo de madera.
Esteban anhelaba que ellos pudieran tener una relación tan orgánica y familiar como la que él tenia con Estela, de 2 seres que habían querido algo que no se les había cumplido y al final encontraron el apoyo, cariño y comprensión en personas no con-sanguíneas.

Agustín se fue haciendo cada día más alto y más gordo, las niñas se fueron diferenciando entre si, sobre todo en el carácter, Sofia era tímida, aunque muy cariñosa una vez que entraba en confianza, Ana era más simpática, le encantaba hablar de todo lo que se le ocurría, unque sabia siempre callarse antes de resultar molesta, y para no perturbar a nadie se quedaba con sus muñecas, amaba todas y cada una de ellas, y dormía todos los días con una diferente, para no discriminarlas, según decía, pero en realidad era para que le siguieran comprando otras y no le dijeran lo mismo de lo que se quejaban sus compañeras de colegio, que si ya tenia una favorita, para qué querían otras, que se pondría celosa la pobre muñeca preferida.
Igual más que cualquiera de sus muñecas, ninguna le fascinaba tanto como la señora, que para ella era una mezcla de reina, bruja, hada, y todo lo que su imaginación proyectaba, la señora que apenas hablaba con ellas, que apenas las miraba, que solo cuando cumplía años o en las fiestas, mostraba una escasa y triste sonrisa, la señora elegante, la señora que siempre estaba maquillada, la señora no le interesaba nada que tuviera que ver con ella, y por quien Ana hubiera dado todas sus muñecas para poder estar en su regazo, para escucharla, quería aprender de esa señora, quería ser como ella.

Sofia por el contrario detestaba a Catalina, le alegraba que apenas veía y escuchaba a esa mujer que le resultaba por demás desagradable, recordaba cuantas veces le había dicho a Ana y a ella que no era su madre, que su madre había muerto, varios días seguidos había tenido pesadillas con su madre muerta, y todavía a pesar del tiempo seguía teniéndolas de vez en cuando.
También odiaba la absoluta indiferencia que mostraba con Agustín y con Esteban, aunque en ambos era reciproco, pero ella notaba que a Agustín a veces le dolía.
Desde que supiera que su madre había muerto, y una de las monjas del colegio la viera llorando y le dijera que su mama estaba en el cielo, se había vuelto muy religiosa, había intentado leer la biblia, pero no entendía casi nada de lo que en ella se decía, por lo que sus conocimientos de Dios, la virgen y los santos, provenía de las clases de catecismo, ya que tampoco le eran claros los sermones del cura los domingos en la iglesia.
Pero le daba paz y tranquilidad pensar que su madre había sido una elegida del señor, para ayudarlo en su tarea, que estaba con los ángeles observándola desde arriba, que allí irían todos los que hicieran el bien, y nunca se encontrarían con los que hicieran el mal, deseaba fervientemente acompañar a su madre, y que Catalina muriera y fuera al infierno, a veces se sentía culpable por tener esos malos pensamientos, más por las reprensiones que le daba el cura, pero volvía a tenerlos, y a veces se sorprendía de rezar para que a Catalina la partiera un rayo, la atropellara un auto, se cayera por las escaleras o le garrara esa rara enfermedad que volvía amarillas a las personas, y de la que casi nadie decía su nombre, como si fuera una mala palabra.



sábado, 17 de diciembre de 2016

La alargada sombra del molino /5)

-Catalina, despertate.
-Mama, por favor, a qué viniste tan temprano.
-Despertate y levantate, querés, tu prima, Luisa.
-¿Qué pasa con Luisa? hace un montón que no la veo.
-Pobresita, murió.
-¿Qué?
-Se fue en sangre, un parto, ya sabes que la desgraciada era una coneja, desde que se casó con el ignorante bruto ese, la lleno de hijos, y bueno el parto se malogro y murió ella y el bebito que venia, es tremendo esto.
-Ojalá me hubiera pasado a mí.
-Ay cállate la boca, no sabes lo que decís.
-Si mama, lo sé, o te crees que es lindo tener un hijo como Agustín...Increíble, Luisa tuvo cuanto, 8 chicos, y todos normales, qué mal estoy, no pude engendrar ni 1 solo bien.
-Hija, por favor, deja de decir esas barbaridades, igual, mira no sé, a lo mejor te parece pésimo pero yo estaba pensando, el bruto ese no se va a hacer cargo ni de la mitad de los chicos que tiene, seguro los va a desparrarmar entre la familia suya y la nuestra, así que podrías traerte a las nenas.
-Ja, claro, aprovecho que están de oferta, mama, deja de decir pavadas.
-Mira, para vos es lo mejor, lo que necesitas, no pensar en Agustín, y empezar a ser madre, de estas nenas preciosas, no sé si las has visto, y son chiquitas, ellas pobresitas no conocieron a su madre, así que te van a querer como si lo fueras.
-Mama, apenas puedo hacerme cargo de mí misma, y vos querés que lidie con 2 huérfanas, ya tanto escuchar radionovelas te crees que esa es la realidad.
-Vos decí lo que quieras, pero si lo pensas, me vas a dar la razón, o ahora tu vida es gastar plata, que no sé si te crees que la plata la cagan los perros, o qué, pero todos chusmean que se están quedando sin nada, porque si sacas y no repones, bueno, ya sabes, así que por lo menos dale un sentido a tu vida, y pensa que esas nenas no tienen a nadie.
-Si, las huerfanitas desgraciadas, mama, voy a llorar un rato por ellas, ahora déjame que me tengo que cambiar.

Estela habló con Agustín, estaba empeñada en que Victoria y Perla vivieran en la casa, este aceptó enseguida, después de tener a Agustín lo que más anhelaba era estar rodeado de niños, estos no lo juzgaban, y consideraba que había algo especial y vital en verlos crecer, aprender a hablar, caminar, etc, y sobre todo aceptó para que su hijo pudiera estar rodeado de otros niños de su edad.
También porque a Estela la consideraba una madre, la suya apenas la había conocido, ya que había muerto cuando él naciera, al conocer a Estela esta se había convertido en esa imagen y él en el hijo varón que nunca había tenido.




sábado, 10 de diciembre de 2016

La alargada sombra del molino /4)

Hacia días que no se veían, desde que había dado a luz, igual Catalina lo hizo llamar a Esteban con la enfermera.
-¿Por qué no lo internaste todavía?
-No lo pienso internar.
-Ah mira, te vas a hacer cargo del mongólico, nunca has hecho nada en tu vida, pero hora el deficiente te cambió la vida.
-Si, me la cambió, a vos también, pero yo quiero hacer algo por él, lo asumo como lo que es, mí hijo.
-Y qué te crees, que para él va a ser algo bueno criarse acá, por favor, la gente así tiene que estar internada.
-Cada quien lidia con los discapacitados como quiere o puede, yo voy a intentar criarlo, educarlo, hacerlo feliz.
-Por favor, deja esa cursilería espantosa, querés.
-Tómalo como quieras, y para no seguir en lo mismo, te digo que Agustín, porque así lo registre, se queda.
-Gracias por refregarme en la cara mi fracaso.
-En ningún momento pensé en vos al tomar la decisión, no me importa lo que te parezca o lo que quieras.
-Es mí hijo también.
-Y si pudieras lo tirarías a un pozo y lo sellarías con cemento, te conozco Catalina, pero bueno, vos hace lo que quieras, si querés pasarte el resto de tu vida acostada, pudriéndote, adelante, no soy yo quien lo va a impedir, si querés hacerte la victima y echarme la culpa de tu desgracia, también, no me importa.
Yo voy a tratar de ser un buen padre.
Esteban vendió el 30 % del molino a un empresario de Capital, y otro 10 % a uno rosarino, con ese dinero se dedicó a pagar los mejores especialistas para su hijo.
Estos trazaron un programa de estimulación, para que Agustín pudiera aprender a leer, escribir, y socializar en la medida de sus posibilidades.

Catalina salió de su encierro, le dolían todos los huesos de tanto estar acostada, y decidió levantarse, cambiarse, y no depender de una enfermera.
Luego de vestirse, se colocó unas grandes y muy negras gafas de sol, un pañuelo en la cabeza, tomó uno de los autos, y se fue haciendo chirriar las gomas en el asfalto, hasta Capital, allí se internó en un spa, luego fue a la peluquería, y por último de compras.
Al verse en uno de los grandes espejos del hall del hotel donde estaba registrada, toda maquillada, con ropa y zapatos nuevos, se dio cuent que era como una estatua, pero no le importó, tal vez eso sería el resto de su vida, una figura, una pose, algo duro, creado para dar una impresión, y nada más. 

sábado, 3 de diciembre de 2016

La alargada sombra del molino /3)

Nadie decía Down, ni siquiera sabía siquiera mencionar esa palabra, por lo que todos hablaban de que el hijo de Esteban y Catalina era mongólico, o mongo, la mayoría lo decía con una falsa pena o lástima, pero en el fondo les satisfacía que la soberbia e insoportable Catalina, y al inútil jugador de Esteban, les hubiera nacido un chico con problemas.
-Con esos padres otra cosa no iba a salir.
 -Si era normal, salía peor, casi que pueden estar agradecidos que les tocara un retrasado.
-Y ella que se llenaba la boca hablando del chico, que va a ser esto, y lo otro, sabes como debe estar.
-A mí me contó mi hermana, visto Tina, la que es enfermera, que se quedó como en shock, y y cuando quisieron ponerle el bebe en el regazo, puso los brazos en cruz y empezó a negar con la cabeza.
-Da un poco de lástima, la verdad.
-A mí que querés que te diga, no, lástima el pobre mongo, con esos padres, y esa madre sobre todo.

Le costaba todo lo que no fuera tragar pastillas para dormir, no quería levantarse, a pesar de que las piernas se le comenzaban a atrofiar de todas las horas que pasaba en la cama, sus ojos le molestaban cada vez que iba al baño, ya que le había ordenado a la sirvienta que por ningún motivo subiera la persiana, o siquiera corriera las cortinas.
Solo quería dormir, y a veces pocas, soñar, allí su hijo era normal, era hermoso, era todo lo que ella quería que fuese.
Deseaba que hubiera nacido muerto, o ella morir en el parto, se reprochaba su falta de fuerza por no haber matado al bebe y luego suicidado.
Eso habría sido valiente, eso hace una persona fuerte, no esto, no esta mierda, ni siquiera sé sufrir bien, soy una fracasada en todo, una infeliz vacía.
A veces cuando se mareaba de tanto dormir, sus lagrimas se confluían con su saliva sobre las almohadas.
Vomitaba todo lo que le hacían tomar, por lo que el medico le tuvo que poner un suero, y una enfermera para que se hiciera cargo de ella, adelgazo en pocos días todos los kilos que había engordado durante el embarazo, e incluso más.
Su piel se tornó pálida, sus ojos rojos, y los parpados con pesadas ojeras, su pelo despeinado y sucio, hacían que solo fuera una mueca patética y lúgubre de la mujer hermosa que era un año atrás.

Todos esperaban que el niño fuera de la clínica a un interno, pero Esteban al ser notificado por los doctores que era un niño especial, lloró, pero enseguida lo besó, y se pasaba horas mirándolo, incluso le pidió por favor a las enfermeras que le enseñaran a darle la mamadera en la temperatura justa, a bañarlo y cambiarlo.
Enseguida lo sintió suyo, lo sintió una extensión de su ser, que cargaba con el mismo peso de la decepción sobre sus hombros, que al igual que él, nunca podría ser lo que los demás esperan que fuera, y decidió que él lo amaría así, que él en la medida que pudiera lo protegería.