sábado, 31 de diciembre de 2011

Expresiones de mi vida /9) Mi hermana.

No sabia si ir primero a ver a mi hija o a mi hermana, me decidí por mi hermana ya que quería hablar de papa con ella.

Mi hermana vive bastante cerca de mis padres, en el mismo barrio Palermo, claro que en una zona mucho más cara, cuando llego a su departamento me cuesta entrar es tan gran y hermoso, esa mezcla de incomodidad fascinación, bah dicho en otras palabra envidia, esto es mío, y para mi, que voy a andar negandome lo obvio, si le tengo envidia, envidio su casa, su auto, su ropa más o menos por que no me gusta lo que usa, pero su carrera por que aunque no ella diga que no le guste o que la decepciono, o que se traiciona o no se cuantas cosas, siempre va a tener reconocimientos, entre una maestra o profesora o asistente, y una periodista hay una vida de diferencias, sobretodo en plata y reconocimiento.

-Como andas.
Ahí estaba Ana con un vestido rojo demasiado corto y ceñido para su edad, a los 53 años no pode usar algo así.
-Bien y vos.
Me dio un beso y me quedo impregnado el hermoso olor de la crema antiarrugas que usa.
-Con trabajo, igual un poco menos, ya a esta edad si no podes delegar retirate.
-Vos podrías.
-Pero no quiero.
Gata flora, siempre lo fue.
-Con el gobierno que tenemos debes tener para escribir y decir de sobra.
-La gente no quiere escuchar críticas al gobierno.
-Los que te miran a vos si.
-Ni ellos, la gente esta cansada de oír que el gobierno que no les gusta gana, además estoy por empezar un nuevo programa más social.
-Ya empezaste vos también con eso.
-Es lo que funciona a la gente le gusta.
-Y a vos.
-Si que se yo, ya no se que me gusta y que no.
-Vos sabrás.
-No estoy tan segura.
-Viste como esta papa.
-Si fui el lunes, pobrecito no esta bien.
-Nada bien, y mama ni lo mira, yo creo que hay que poner a una persona.
-Ya se lo dije, a papa y no quiere dice que lo hace sentir inútil.
-Pero no puede estar así, se va a morir.
-Laura igual se va a morir, lo siento pero es así, vos lo viste, casi no se levanta, no quiere comer.
La mire con impotencia pero que podía hacer, papa no quería vivir, y me gustara o no, tenia que respetar su decisión.
Le iba a preguntar por Natalia pero linda hubiera quedado como madre si le preguntaba por mi propia hija.
La salude y me fui.
Ahora me falta lo más difícil de todo el viaje ver a mi hija.



sábado, 24 de diciembre de 2011

Expresiones de mi vida /8) La imagen del padre.

Verlo en ese estado a mi padre me dolió mucho, siempre fue un hombre fuerte, trabajador, ni bien entre a la pieza y lo encontré así, me acorde cuando llegaba del trabajo y me levantaba y me daba un beso, ahora estaba tan flaco que creo que yo lo podría haber levantado a el.
-Laura.
Cuando lo escuche decir mi nombre, note que también la voz sonaba débil.
Como pude disimule lo que sentía.
-Papa, viste se te cumplió acá estoy.
-Por fin viniste a ver a tu padre, te esperabas un poco más y me ibas a visitar al cementerio.
-No digas eso.
-Es la verdad, estoy viejo pero no boludo.
-Papa, no podes pasarte todo el día en la cama.
-os me vas a decir lo que puedo o no hacer, tengo ochenta años, el reúma no me deja estar, para que queres que coma, no quiero seguir viviendo.
-Papa.
-Papa nada, yo ya hice mi vida, ya esta, ahora quiero morir.
No sabia que decir, quien era yo para obligarlo a vivir, alguien que iba a verlo cada tanto, le di un beso y salí de la habitación.

Escribí esto ni bien me levante, pero después me largue a llorar, como cuando salí de la habitación de papa y también me largué a llorar, ya me duelen los ojos de tanto llorar, no puedo aceptar que mi padre sea ese pobre hombre que esta ahí esperando la muerte, no acepto tenerle lastima a mi padre, no puedo aceptarlo.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Expresiones de mi vida /7) Raídas raices.

Casi dos semanas estuve apestada, que porquería, igual en la cama solo tres días por que no daba más de la fiebre y del dolor de espaldas, pro que sino acostada ni loca, odio estar en la cama sino es para dormir.
Después de la gripe, me puse a limpiar todo, lave desde el piso hasta el techo.

Y como quien no quiere la cosa se llegaron las vacaciones de invierno, la verdad que el estar tantos días en la cama, si bien estaba destrozada (por no decir hecha mierda) me hacia muy bien cuando mi hijo, y mi encima me venían a ver.
Por eso decidí visitar a mis padres, voy a tener que aguantar a mama, pero bueno, si me pongo a pensarlo mucho no voy, así que mejor no pensar.

Me fije un montón de veces si cerre todo.
Y me subí a la combi, por que estar subiendo de colectivo en colectivo no, dejate de joder, por un peso menos.

Ahí estaba mama, Angélica siempre vivió el presente como ella decía, el pasado para los mediocres y los juntos, y ahora como odia su presente, antes de vivir de su pasado, prefiere vivir de la vida de mi hermana, se la pasa grabando sus programa, o guardando los diarios cuando ella escribe, Liliana siempre fue su preferida, y más cuando decidió estudiar periodista, creo que nadie estaba más orgullosa de una hija que mi madre, ni hablar cuando llego a conducir el noticiero, no se como no murió de la emoción.
Nos saludamos, sin mucho énfasis ninguna de las dos, por que ella viviera en el presente, pero a rencorosa no le gana nadie, va por ahí yo, que tampoco olido nada,y menos una pelea.
-Que bueno que te acordaste que tus padres siguen vivos.
-Yo también lo estoy mama, me podrías ir a ver alguna vez.
-Yo estoy vieja.
-Si mamá cuando te conviene sos vieja, papa donde esta.
-En la pieza si se lo pasa metido ahí.
-Todavía no se levanto.
-Se levanto y se volvió a acostar.
Iba a decir que me parecía raro, papa nunca fue de dormir mucho, ni siquiera los fines de semana aprovechaba para quedarse en la cama, pero me calle por que sino le daba pie a mi madre a que dijera otra crítica de el.
-Lo voy a ver.
-Queres un café.
-Bueno.
Me sorprendió ver a papa tan deteriorado, estaba de un blanco pálido, y muy flaco, siempre fue un hombre corpulento, pero ahora se veía esmirriado.

Mañana sigo, el viaje me tiene cansada, y aguantar a mi madre también.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Expresiones de mi vida /6) Enfermedad de invierno.

Llego el invierno, y me encanta, es extraño la mayoría lo odian, pero a mi me gusta, ojo tiene sus cosas que no, pero en general me gusta sentir frío, ya que se presta para quedarse en la casa, prepararse algo, estar tranquila.

Escribí estos y ahora no digo que odio el invierno pero estoy cerca, me resfrié, no puedo ni respirara, me agarro fiebre, y a mi cuando me agarra fiebre se me llena de llagas la boca.
No puedo creer que por que el otro día fui a ver a Alejandro a la tarde con el sol, estaba lindo, cuando volví ya el sol se había puesto y para que , ya a la noche tos, y al otro día no me podía ni mover.
El doctor me lleno de pastillas, que para esto, y para lo otro, tenia que andar mordiéndolas y sintiéndole el gusto asqueroso a esas porquerías por que no las podía tragar.
Y mi aspecto ni hablar, la nariz roja, toda lastimada, los labios también, en fin toda la cara hecha un desastre.

Me la pase en la cama, mirando televisión, y después mi hijo, un amor el, me trajo una portátil,  con esta y el televisor me entretuve un rato, pero la enfermedad te complica todo, no te sentís cómoda en ningún lado, queres dormir pero no podes, queres leer y se te cansa la vista, queres mirara la televisión, o la pantalla de la computadora y te molesta el foco, en fin no se puede estar.

Cuando me sienta mejor vuelvo a escribir por que hoy solo lo hice para sacarme la bronca por esta enfermedad de mierda.


sábado, 3 de diciembre de 2011

Expresiones de mi vida /5) Comunicación filial.

Un mes que no escribía, me daba cosa volver a ver lo que escribí la última vez, y al verlo me daba vergüenza.
Bueno al chico por que es un chico por que la verdad que para mi edad es un chico más que un hombre ya que podría ser mi hijo, no lo he visto, deje de comprar en ese supermercado, ahora voy al chino, o al almacén del barrio que me arranca la cabeza, pero bueno, no podía aguantar el comportarme como una idiota, y eso es todo lo que voy a hablar de aquel episodio, por que no paso nada más.

Ayer me llamo mi madre.
-Hola, seguís iba por que con vos nunca se sabe, ya que no sos capaz de llamar.
-Si quería hacer una fiesta, lo lamento mama pero sigo viva.
-Mira vos, y si haría una fiesta, por que seria la única forma de verte la cara.
-O para que me queres ver, para criticarme, o para escucharte halar de lo que ha hecho Silvina.
-Para hablar de vos, de como andas, es cierto que Fernando se mudo, nunca me decís nada.
-Si mama es cierto.
-Y que haces ahora, tenes muchisimo tiempo y no sos capaz de llamarme, que excusa tenes ahora, por que las llamadas casi no cuestan nada.
-Mama ni aunque las llamadas fueran regaladas te llamaría todos los días, y no se para que queres que lo haga, para esto, no hacemos otra cosa que reprocharnos cosas, mejor que hablemos lo menos posible.
-Siempre igual vos.
-Si mama siempre igual, adiós.

La verdad que cuando se tiene mi edad o te volves más hipócrita o más sincera y yo la verdad que prefiero no callarme nada, para que hacerme mala sangre, después todavía me agarra algo por andarme tragando todas las broncas, no señor, yo ahora digo todo lo que pienso.
Y con mama nunca nos llevamos bien, tampoco es que andábamos a las patadas pero esas relaciones de madre he hija que se cuentan todo, nunca tuvimos, con papa si me lleve un poco mejor, lo malo de papa es que es tan poco demostrativo, antes nos enviábamos cartas, pero con el reúma de el, ahora casi no me escriby yo tampoco a el, a veces hablamos por teléfono, pero es un hombre de pocas palabras, tal vez debería seguirle escribiendo no se, creo que me saldría forzado, papa para eso es rápido, más el que antes se carteaba con el hermano que vivía en San Nicolás.

Increíble la última vez que escribí fue sobre mi líbido, y hoy estoy escribiendo sobre mis padres muy freudiano lo mio.