sábado, 25 de febrero de 2012

Expresiones de mi vida /17) Sentimientos contrapuestos.

Lo que es el amor, las cosas que he escrito últimamente solo tiene que ver con lo que siento por él, además de que lo he hecho ciando el esta dormido, o se va a trabajar, hace tres días que nos acostamos por primera vez, y bueno no ha sido la última obviamente.
Me cuesta describir lo que siento por él, capaz que por que nunca lo sentí por otra persona, pero bueno, quiero estar con el, todo el tiempo, tengo necesidad de él, peor trato de no decirselo, no quiero que me vea como una vieja absorbente, no quiero que me vea como su madre, quiero que me vea como lo que soy, su mujer, a veces no me lo creo, yo a mi edad, la mujer de un muchacho que podría ser mi hijo, ya se que no lo es, pero eso es lo que pasa una y otra vez  por mi cabeza.

Me vivo diciendo, te das cuenta de la edad que tiene, y de como se ve, por que fuera más o menos o feo, está bien por inseguro, o por lo sea sea se entendería, pero él es hermoso, y esta mal pensarlo pero es pobre, y yo no es que tenga plata ni mucho menos, ojala la tuviera, pero mejor que el economicamente hablando estoy.
Pero bueno, esto quiero vivirlo, me gusta, y quien me quita todos los momentos que pase con él.

Las mujeres siempre entregamos más en el amor, y en la vida también.

Pero bueno no es lo único que me ha pasado, sino de lo único que quiero hacerlo, pero no, por que esto es una especie de análisis que me hago a mi misma, y como puedo poner solo lo que me gusta o me hace sentir bien.
Para esta mal, lo van a internar, y me parece que no va a salir con vida, me genera tantas cosas esto, aunque se que esta en sus últimos días, y lo sabia desde que lo fui a ver, me cuesta demasiado aceptarlo, y me siento miserable por esta felicidad que tengo, pero se que la misma es la que me va a ayudar a superarlo.
dentro de un rato tengo que salir para verlo, y se que me va a costar.


sábado, 18 de febrero de 2012

Expresiones de mi vida /16) Extraño despertar.

Me desperté temprano, y fue extraño y hermoso a la vez ver abrir los ojos y encontrame con él.
La misma sensación me produjo el estar desnudo, creo que ni en los primeros años de casada lo estuve.

Pero ni bien me desperece me puse a pensar que no era una pendeja como para que me viera desnuda de día, que me iba a ver flácida más al lado de él con el cuerpo trabajado que tiene, las celulitis poca espero tengo, las estrías.
Me puse un batón, y busque tratando de no hacer ruido mi ropa por que no me iba a poner el vestido de anoche, igual no me podía poner cualquier cosa, pero tampoco me podía arreglar mucho por que se iba a dar cuenta que era una insegura, o una vieja patética que quería esconder la edad.

Removí entre la ropa doblada y todavía no me había lavado la cara, y no encontraba nada, ni siquiera sabia que estaba buscando, que mierda me quería poner.
Hasta que encontré otro vestido más común obvio, me lo iba a poner pero me acorde que no tenia ropa interior si yo andaba revolviendo todo con ese batón y nada abajo, y ahí me dije si fuera una chica o una mujer de su edad que distinto seria todo, que me iba a andar acomplejado, o tratando de esconder mi cuerpo, al contrario lo iba a andar mostrando, y lo hubiera despertado para hiciéramos el amor, pero no tenia su edad, podía ser su madre, y la flacidez, las celulitis, y las estrías estaban ahí.
Así que deje de lamentarme, busqué donde tengo la ropa interior, me puse la mejor que encontró, que no estuviera descocido o flojo el elástico sobretodo del corpiño.
Fui al baño me mire en el espejo, me eche agua sobre la cara , me vestí, y quería volver a la pieza a maquillarme pero se me iba a notar y la verdad iba a ser muy patético para él despertarse y encontrase con una mujer maquillada, pero igual un poquito de base me puse.

Empecé a preparar el desayuno, era raro hacerlo para dos, ya que por el trabajo siempre me levante temprano y Alejandro le gustaba levantarse tarde, así que desde que hacia años que desayunaba sola, a veces lo pensaba a la mañana pero ese día iba a desayunar con alguien.
Igual no le podía dar para desayunar lo mío ya que esto eran cosas dietéticas, queso crema dietético, mermelada, dietética, todo dietético.
Eso si azúcar tenia, y café.
Y después me dije que carajo estoy haciendo, voy a ser de esas viejas patéticas que se ponen a atender al tipo por que es más joven, y después que le voy a decir venite a vivir acá mi amor, no trabajes en ese lugar vos te mereces algo mejor, quedate conmigo, no.
Decidí prepararle el café y nada más.
Cuando ya casi estaba el agua, lo  vi que venia, a pesar de llevar la ropa de ayer y de estar recién levantado se veía hermoso, bueno a esa edad  con lo lindo, que es no se podía ver de otra forma.
-Voy a comprar unas facturas.
-Bueno, dale.
Baje el fuego de la ococina, y espere.

sábado, 11 de febrero de 2012

Expresiones de mi vida /15) Encuentro intimo.

Nos sentamos, saque la tarta, le corte y la serví.
-Esta muy rica.
-Gracias, es una de las comidas que mejor me salen.
Tendría que haber dicho que es una de las pocas medio elaboradas que me salen bien, pero para que andar contando las fallas en ese momento.
-Pues si te salen tan ricas como esta ojala pueda probar otra.
-Queres otro pedazo.
-Te agradezco pero antes de venir me tome una pastilla de esas medias repugnantes y me quito el hambre.

Cuando me dijo eso tenia ganas de gritar de la alegría, había estado ansioso, tanto o más que yo, la pastilla era la mejor palabra que podía haber escuchado, ya que solo significaba cosas buenas, no quería tener mal aliento, tampoco quería comer mucho por las mismas razones que yo, y para concluir estaba nervioso, esas cosas solo podían significar que sentía lo mismo que yo.

Bueno la cuestión que mientras estaba pensando o mejor dicho soñando con estas cosas se me cayó una de las copas el la junto con una rapidez pero a la vez un cuidado increíble ya que ni se corto ni nada.

-Espero que no fuera muy cara.
-No te preocupes, sos increíble yo ya me hubiera cortado.
Iba a decir que estaría inaguantable o puteando a todo el mundo, pero de vuelta tome la buena decisión de quedarme callada.
El tiro los restos de vidrio, y yo serví el postre dos flanes pequeños que se acaban en dos cucharadas.
Después el café, y nos quedamos mirando, era temprano todavía, y había hablado poco, pero el tiempo se pasaba más rápido, y el silencio entre los dos no era incomodo, al contrario por lo menos yo lo hacia para ver como reaccionaba el, y sobretodo observar sus miradas y sus gestos, que me parecían los más dulces que alguien podía tener.

Cuando terminamos el café, los dos nos quedamos quietos por un momento, y el se acerco a mi, y yo me acerque a él también para que viera que si, que quería, nos besamos, y lo lleve de la mano a la habitación.
Que lindo fue eso, y raro por que hacia muchisimo que yo no estaba con un hombre, y ni hablar con un hombre como el, ni mi marido que no era feo, y que no tenia mal cuerpo, se veía y sorbre todo se sentía como el, un cuerpo hermoso, y además la forma en que me toco, me acaricio.
Yo trataba de hacer lo mismo, y de verme y sentirme tranquila, darme cuenta que no estaba dando una prueba y que si lo estaba haciendo esta no consistía en recordar lo estudiado sino en hacer lo que sentía, y tocar y sobretodo disfrutar,.
Le bese los ojos, la boca, la espalda, el pecho y los brazos trabajados, y el me besaba a mi, me había olvidado del cosquilleo que se sentía cuando alguien te besa en partes del cuerpo que solo están acostumbrados al roce mecánico que una se da pasando las cremas, o el jabón, y esas partes se sienten renacer, o por lo menos yo sentí eso.
Fue hermoso sentir eso, sus caricias, su cuerpo, su calor, su transpiración, su mentón sobre mi hombro.
Que hermoso es estar con alguien cuando lo deseas tanto.




sábado, 4 de febrero de 2012

Expresiones de mi vida /14) Las ansias de la previa.

Nos estuvimos viendo diferentes días de la semana,  me gusto salir a caminar con el, esas calles que si ando sola me dan miedo con el al lado me parecían hasta románticas, supongo que por que me gusta mucho, y cuando se esta al lado de alguien que te gusta ves todo lindo.

Decidí que lo invitaria a cenar, y bueno a estar con él, igual no se que hacer falta un día y no se que ponerme, ni que hacer de cenar, que hago, tiene que ser algo liviano obviamente, y de postre que le doy.

Pase por una tiene chiquita que hay y me compre un vestido negro por que siempre estiliza, son fresco y la verdad que ahora que esta haciendo bastante calor es lo mejor, además sale facilmente.

Decidí hacer una tarta de verduras  bien pequeña, así no podía comer más de dos porciones.
Después que metí la tarta al horno, me bañe, me vestí, me maquille y me puse los zapatos con el taco más alto que tenia, así me estilizaba bien las piernas.

Mientras lo esperaba me di cuenta que me había pasado el día un lado a otro, había lavado y lustrado el piso, me había comprado un vestido, me había puesto a hacer una tarta por que a esta la hice yo, no compre las tapas ni nada, y ahora tenia unos tacos que no los aguantaba si me llegaba a dejar plantada era para que me suicidara arreglada y todo.
Que patético hubiera sido, por que quien no se iba a dar cuenta que lo había hecho por quedar plantada, la tarta en el horno, la mesa puesta para dos, yo con unos tacos inmensos.

Pero por suerte sonó el timbre, esa melodía inaguantable que siempre digo que la voy a hacer cambiar esa noche la sentí hermosa.
Y ahí estaba él también de negro como yo, la camisa y el pantalón ambos le quedaban muy bien, por un momento pensé en ese color, pero descarte las connotaciones que le da la gente ignorante, además en cuanto a vestimenta siempre me ha parecido que el negro es lo más elegante, solo podía pensar en las cosas hermosas que en ese momento sentía.